La Auto-exploración Mamaria o revisión mamaria realizada por ti misma como mujer en forma cotidiana puede ser una forma importante para encontrar un cáncer de mama en forma temprana y por consiguiente sea tratado exitosamente.
Paso 1: Comienza viéndote al espejo y observa si hay cambios de tamaño, forma, color y que no presenten asimetrías o estén hinchados. Si observas algo de lo siguiente acude de inmediato con el Senólogo- Mastólogo: piel hundida, fruncida o abultada, pezón con cambio de posición o hundido, enrojecimiento, ardor y piel engrosada. Paso 2: Ahora levanta tus brazos y revisa si presentas algunos de los cambios antes mencionados. Paso 3: Mientras estas frente al espejo observa que no haya ningún escurrimiento por el pezón al realizar una pequeña expresión o pellizco sobre de él (si no estas lactando, no debe salir ningún tipo de líquido). Paso 4: A continuación, te acuestas y vas a palpar los senos. El seno derecho lo palparás con la mano izquierda y el seno izquierdo con la mano derecha. Lo debes realizar con los pulpejos de los dedos extendidos en forma plana y puedes realizarlo con movimientos circulares pequeños o en forma radial partiendo del pezón hacia la periferia y siguiendo el sentido de las manecillas del reloj, conceptualizando el seno como si fuera un reloj, es decir lo divides en 12 radios u horas. Lo importante será que no dejes ningún espacio del seno sin palpar. Este paso lo realizarás palpando ligero y superficial y nuevamente palpando con más presión y profundo. Paso 5: Finalmente te realizarás la misma palpación como se describe previamente, pero ahora sentada o parada. Por último. en esta misma posición con los brazos colgando te palparás las axilas, buscando algún nódulo o bolita crecida o dura.
No caigas en pánico si te palpas una irregularidad o abultamiento en el seno. Muchas mujeres tienen abultamientos o mucha irregularidad en el seno. Hay muchas posibles causas de éstos y no ser cáncer, desde cambios hormonales hasta condiciones mamarias benignas como quistes y tumores benignos. No dudes en llamar y acudir con el Senólogo- Mastólogo si te notas un abultamiento o aspecto nuevo en el seno o que simplemente te preocupa. Esto especialmente es verdad cuando los cambios extraños en el seno persisten por más de un ciclo menstrual o hay un crecimiento o se ha endurecido ese abultamiento. Conoce qué esperar en tu visita con el Senólogo- Mastólogo. En la visita con el médico para evaluar ese abultamiento o irregularidad en el seno, te hará una historia clínica y una exploración física del seno con todo detalle, además de revisar personalmente y de forma analítica los estudios de imagen, sea mastografía o ultrasonido mamario previos y si no los traes, estar indicándolos de ser necesario. Es importante que tu Senólogo- Mastólogo de su propio punto de vista de los estudios de imagen y no solo se conforme con leer el reporte por parte del radiólogo. El Ultrasonido Mamario es a menudo o el único estudio que se utiliza para evaluar un abultamiento o irregularidad en el seno en una mujer de menos de 30 años, embarazada o lactando. Tanto Mastografía como US Mamario habitualmente se recomendarán para evaluar un abultamiento en mujeres por arriba de los 30 años y no embarazadas. Ocasionalmente si tu médico lo considera necesario te pedirá también una Resonancia Magnética Nuclear de Mama y/o una biopsia. Asegúrate de obtener todas las respuestas a tus dudas. Es importante que tu médico Senólogo- Mastólogo te de una explicación detallada de la causa de ese abultamiento o lo que te haya llamado la atención en tu seno y de ser necesario un plan de seguimiento o tratamiento específico.
Hazlo un hábito. Haz el hábito de auto-explorarte una vez al mes para familiarizarte como normalmente se ven y se palpan tus senos. El tiempo ideal para auto-explorarte es una semana después de terminada la menstruación y si ya no tienes periodos menstruales, elige un día del mes que lo recuerdes como el primero o el último día del mes. Conoce las diferentes áreas de tu seno. El área superior y externa cerca de la axila tiende a tener mayor irregularidad y consistencia. La mitad inferior del seno puede palparse como arenosa o empedrado. El área debajo del pezón puede palparse como un acumulo de granos gruesos. Otra parte puede palparse como granos de avena. Inicia un diario donde anotes los hallazgos de tus auto-exploraciones. Este puede ser como un pequeño mapa de tus senos, con anotaciones de donde palpaste alguna irregularidad. Especialmente al principio, te puede ayudar a recordar mes a mes lo que es “normal” para tus senos. No es raro que algunos abultamientos aparezcan y desaparezcan en cierto período del mes en relación al ciclo menstrual (si tu aún menstrúas). CONTACTO Dr. Salvador Navarro Hernández Senología Oncológica - Mastología-Patología Mamaria Hospital Ángeles León Tel. (477) 7885682 (477)3244933 (477)2173831 citas@senologo.com www.senologo.com www.mastologo.com.mx